Natural Habitats
productos orgánicos cultivados en un hábitat sostenible

¡Esto es ser orgánico!

Alimentos_Org__nicos.jpg
04 September 2015
¡Esto es ser orgánico!

Los agricultores han estado cultivando alimentos con técnicas agrícolas, fertilizantes y pesticidas durante cientos de años. Todos los días aparece un nuevo producto que dice resolver los problemas de plagas, hongos o cualquier otra amenaza de los cultivos. Otros dicen ser la solución definitiva para intensificar los rendimientos de producción. Las empresas desarrollan estos productos utilizando organismos modificados genéticamente, compuestos químicos e ingredientes sintéticos, que se consideran perjudiciales para los seres humanos y responsables de cánceres, mutaciones y enfermedades graves. Como resultado de la preocupación de los consumidores por estas amenazas se crearon las normas de producción orgánica. Las normas orgánicas garantizan que los cultivos se cultivan sin el uso de ningún tipo de pesticidas, transgénicos o fertilizantes sintéticos, y al mismo tiempo, asegurar que los agricultores implementen prácticas de producción que protejan el medio ambiente y a sus trabajadores. Los consumidores pueden identificar los alimentos ecológicos en los supermercados o mercados locales gracias a las etiquetas ecológicas que aparecen en el envase del producto. Para conseguir estas etiquetas, los organismos de certificación externos evalúan anualmente la adecuada aplicación de las normas orgánicas en el cultivo antes de autorizar su uso. Las normas orgánicas siguen los 4 principios de la agricultura orgánica establecidas por la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica (IFOAM).

Principio de salud

La salud viene de comer alimentos que son saludables. Los cultivos en suelos tratados con fertilizantes químicos o que son fumigados con pesticidas son envenenados; los animales tratados con antibióticos también. Ninguna de estas técnicas proporciona alimentos saludables y no pueden utilizarse en agricultura orgánica.

Organic_Principles_04.jpg
Principio de ecología

Todos los alimentos derivan de un ciclo ecológico que crea alimentos a partir de nutrientes y nutrientes a partir de alimentos. Reducir, reutilizar y reciclar los insumos es importante para estimular el ciclo ecológico. A través de una elevada diversidad, un sistema eficiente asegurará ciclos abundantes de nutrientes en un ambiente limpio, con baja incidencia de plagas.

Organic_Principles_05.jpg
Principio de justicia

La agricultura orgánica valora todo y a todos los involucrados en la producción. Esto significa que el respeto, la igualdad y la justicia deben valorarse hacia todos, incluidos los animales. Lo que significa que tanto los agricultores, trabajadores, generaciones futuras, vecinos y animales no deben sufrir como consecuencia de las actividades de producción. La transparencia en la producción y el comercio debe garantizar el retorno razonable de los costos.

Organic_Principles_06.jpg
Principio de la atención

El aumento de la productividad, el rendimiento y la eficiencia no debe causar daño a los demás, incluido el medio ambiente de las generaciones futuras. El conocimiento sobre los ecosistemas y la agricultura debe ser utilizado para prevenir el daño. El conocimiento mediante la educación, la experiencia y la cultura proporciona las nociones necesarias sobre la seguridad de un determinado método. Por tanto, aquellas prácticas y técnicas desconocidas sólo podrán utilizarse después de la realización de un detallado análisis de riesgos. En caso de duda, conviene abstenerse de utilizar estas técnicas. Es por esto que la ingeniería genética no se considera una buena práctica en la agricultura orgánica.

Organic_Principles_07.jpg

Más allá de una certificación, los principios orgánicos garantizan la gestión sostenible de los recursos de producción y permiten a muchos agricultores de todo el mundo ganarse la vida gracias a

 

Blog & Noticias

¡Esto es ser orgánico!

Los agricultores han estado cultivando alimentos con técnicas agrícolas, fertilizantes y pesticidas durante cientos de años. Todos los días aparece un nuevo producto que dice resolver los problemas de plagas, hongos o cualquier otra amenaza de los cultivos. Otros dicen ser la solución definitiva para intensificar los rendimientos de producción. Las empresas desarrollan estos productos utilizando organismos modificados genéticamente, compuestos químicos e ingredientes sintéticos, que se consideran perjudiciales para los seres humanos y responsables de cánceres, mutaciones y enfermedades graves